domingo, 5 de julio de 2015

TENER UN PESO NORMAL NO SIEMPRE ES SINÓNIMO DE BUENA SALUD

El peso corporal es un parámetro ampliamente utilizado para valorar el estado nutricional de una persona, pero muchos creen que la báscula puede indicar las condiciones de salud de nuestro organismo. 

Aunque la gran mayoría de las personas que tienen un peso dentro de los parámetros que se establecen como normales llevan una vida sana que los protege de enfermedades, no siempre tener un peso adecuado según la talla y la edad es sinónimo de buena salud. Lo que sucede es que detrás del peso corporal se esconde su composición, es decir, la proporción de ese peso representada por grasa y la cantidad de la misma que está conformado por la masa magra. 

Si pensamos en la obesidad como una enfermedad caracterizada por exceso de grasa corporal, enseguida nos daremos cuenta que aunque se tenga un peso normal, si el porcentaje de grasa corporal es excesiva, la salud está en riesgo. Por el contrario, si tenemos un peso elevado de acuerdo a nuestra altura, sexo y edad, pero la mayor parte del mismo está compuesto por masa muscular, la salud, quedará lejos de estar en riesgo y saldrá beneficiada.  

Ésto es lo que típicamente ocurre con los deportistas, ya que al aplicarles la fórmula para conocer su índice de masa corporal, suele indicarnos la presencia de sobrepeso u obesidad, pero esto es totalmente erróneo ya que su grasa corporal no es excesiva. Por ello, siempre debemos prestar atención a la composición de nuestro cuerpo y no únicamente a parámetros globales como peso e índice de masa corporal, ya que son indicadores que si bien tienen una amplia correlación con la grasa del cuerpo, son fiables en individuos con niveles normales de actividad física. Por otro lado, se ha comprobado que aquellas personas con proporción de grasa y peso normal que concentran su grasa corporal en el abdomen tienen más riesgo para su salud que si dicha grasa se distribuye uniformemente por el cuerpo.

En este caso, lo mejor es llevar un estilo de vida sano que incluya actividad física regular y permita mejorar la distribución grasa, así como su proporción en el organismo para prevenir enfermedades y lograr una buena salud.

Concluyendo, si tienea un peso normal pero nota una barriga prominente, solicite que evalúen sus compartimientos corporales para controlar mejor su salud. Por el contrario, si eres una gran atleta o deportista pero tu índice de masa corporal te indica la presencia de obesidad, conoce tu porcentaje de masa muscular y ya no tendrás de qué preocuparte.

El peso se seguirá utilizando, porque al ser un parámetro global es lo básico que debemos saber de una persona, pero en situaciones particulares, no podemos fiarnos del mismo, sino que debemos conocer en profundidad las características del cuerpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario