jueves, 2 de julio de 2015

ORINA: TODO LO QUE UN CORREDOR DEBE SABER


La orina es un líquido secretado por los riñones y eliminado al exterior por el aparato urinario; y entre sus funciones vale destacar: eliminación de sustancias tóxicas; control electrolítico mediante la excreción de sodio y potasio; control de la presión arterial, etc.

Debido a sus funciones, la generación y eliminación de la orina es clave para la salud general y rendimiento de los corredores y por ello te contamos qué hay dentro de ella.

¿Qué hay dentro de ella?

En la orina humana se han podido detectar mas de 3.000 compuestos (72 de ellos surgen a partir de las bacterias, 1.453 proceden del propio cuerpo y  2.282 provienen de la dieta, medicamentos, cosméticos o exposición ambiental.

En la orina humana se han podido detectar mas de 3.000 compuestos (72 de ellos surgen a partir de las bacterias, 1.453 proceden del propio cuerpo y  2282 provienen de la dieta, medicamentos, cosméticos o exposición ambiental. Cada vez que orinas no expulsas 3.000 compuestos, sino que cada persona expulsará diferentes compuestos en base a diversos factores, como la alimentación, estados de ánimo o actividad física entre otros muchos..

Sin embargo, todas las personas suelen tener en su orina los siguientes compuestos siendo el una gran proporción de la orina agua (cerca del 95%) y en el 5% restante se suelen encontrar:

Urea: el principal metabolito (producto de degradación) de las proteínas.

Sodio: aunque muchos creen que solo con la transpiración se pierde sodio, la orina también es una forma de perderlo.

Potasio: este es otro electrolito importante que pierdes en la orina.

Creatinina: Esta sustancia es un producto de la descomposición de la creatina

Lo que no debería haber en la orina

Aunque puede haber una gran cantidad de compuestos dentro de la orina, hay algunas sustancias que no deberían encontrarse en un examen de la misma (análisis):

Glucosa:
La presencia de glucosa en la orina puede indicar diabetes.

Glóbulos rojos: 
La presencia de glóbulos rojos (eritrocitos) en la orina puede ser por causa desconocida (no tiene porqué ser malo), pero también puede ser una señal de que hay una piedra en el riñón o un tumor en las vías urinarias (riñones, uréteres, vejiga urinaria, próstata y uretra)

Glóbulos blancos:
Si en la orina se encuentran glóbulos blancos (ademas de rojos)  puede ser una señal de infección del tracto urinario.

Running y la orina

Por último, cabe destacar que el running (correr) puede afectar directamente la composición de la orina. 

En un estudio se comparó la orina de corredores tras correr un maratón y luego correr 16 km.

En ambos casos, los investigadores detectaron un aumento de las proteínas encontradas en la orina; de la creatinina , urea, fósforo y hierro

Por último, vale decir que esta anormalidad en la función renal fue reparada entre los 2 y 6 días posteriores a participar en el maratón y correr los 16 kilómetros, volviendo a los valores normales previos. 

Sangre en la orina después de correr

Es una de las anomalías que alguna vez ha un algunos runners han sufrido tras un entrenamiento o carrera, y que puede alarmar.  Se trata de un síntoma vistoso, que asusta. Te explicamos por qué tiene lugar.

Si en alguna ocasión has padecido dicha anomalía, lo primero que hay que hacer es consultar con un especialista por si la cuestión revistiese mayor gravedad. De hecho, convendría realizar varios análisis para determinar el grado de afección e identificar las posibles causas.

La aparición de sangre en la orina técnicamente se denomina hematuria y puede manifestarse de distintos modos. Normalmente la orina adquiere un tono más oscuro, rojizo o incluso puede suceder que su color sea el habitual (en los casos de hematuria microscópica). Los factores más frecuentes que la provocan son la menstruación, el consumo de ciertos fármacos, la fiebre y el ejercicio. Y es precisamente esta última cuestión la que nos incumbe.

¿Por qué?

Cuando realizamos un esfuerzo físico intenso como el que implica la carrera nuestros glóbulos rojos pueden romperse en cantidades excesiva. Cuando esto sucede, se libera hemoglobina al plasma sanguíneo. Puesto que este no es su sitio, nuestro organismo trata de eliminarla de allí y la llevan al hígado. Pero si la cantidad es muy alta, no puede hacerlo del todo, así que acaba en la orina.

Ahora bien, tampoco te alarmes ya que este síntoma suele ser poco frecuente. En caso contrario deberías acudir al médico, pues tu riesgo de padecer anemia se incrementará y es algo que no te conviene, no sólo por tu salud general -que es lo más importante- sino porque acusarás la fatiga de la carrera con mayor intensidad y te desmotivarás fácilmente.

Es conveniente, pues, que te realices una prueba de ultrasonidos o una citoscopia, mediante la cual el urólogo revisará tu vejiga en búsqueda de una infección -la causa más frecuente- y descartará (o confirmará en el peor de los casos) enfermedades más graves relacionadas con el riñón.

Lo mejor es que, en el caso del deporte, la hematuria suele desaparecer sin ningún tratamiento demasiado importante o complicado. De hecho, si te sucede alguna vez puedes evitarlo fácilmente yendo a evacuar unos 20 minutos antes del entrenamiento.

Fuentes: Runfitners, Runners.es



No hay comentarios:

Publicar un comentario