martes, 30 de septiembre de 2014

LA GLUTAMINA. ¿SIRVE REALMENTE PARA ALGO?

Otra ayuda ergogénica que sí funciona…¿Qué es la Glutamina? La glutamina es un aminoácido derivado del ácido glutámico, uno de los más presentes en todos los procesos de reparación orgánicos. El ácido glutámico, o en su forma ionizada, el glutamato (abreviado Glu o E) es uno de los 20 aminoácidos que forman parte de las proteínas. La forma activa, al igual que sucede con la Carnitina, es la forma levógira, esto es, la L-Glutamina.

La L-Glutamina forma parte de nuestra alimentación habitual, proviniendo de los nutrientes proteicos, proteínas de la carne y del pescado fundamentalmente y su déficit es excepcional salvo dietas vegetarianas estrictas, no correctamente suplementadas.

La L-Glutamina es el aminoácido más abundante en el plasma ya que juega un papel imprescindible como combustible para las células del sistema inmune y de la mucosa intestinal y sus niveles deben de mantenerse uniformemente elevados con el fin de que estas células no se queden sin nutrientes. Así mismo, es el aminoácido más abundante en el músculo y, de hecho, la síntesis de la glutamina en el músculo es mayor que la de cualquier otro
aminoácido ya que participa en la síntesis de las purinas que son las proteínas que forman ¨la matriz proteica de la fibra muscular”, esto es, la base desde donde la cual se sintetizan las fibras musculares.

Por todo esto, no es de extrañar que se le considere el aminoácido reparador por excelencia y sea utilizado como suplemento nutricional por los deportistas para cubrir dos funciones fundamentales:

  1. Mantener o mejorar la función inmune
  2. Conservar los niveles de la proteína muscular durante los períodos de entrenamiento intensivo.
  3. L-Glutamina y sistema inmune

¿Cuándo tomar L-Glutamina?

Aunque se propone la administración de glutamina para evitar la aparición de fatiga, favorecer la recuperación de las fibras musculares, evitar procesos catabólicos (de destrucción) en situaciones de estrés metabólico y con ello, disminuyendo la posibilidad de infecciones, todos los estudios realizados parecen reforzar estas afirmaciones en estudios en laboratorio, pero no son tan evidentes sus efectos sobre el deportista.

A pesar de ello y por todo lo que hemos comentado anteriormente existen momentos muy puntuales para la utilización de L-Glutamina:
  1. Entrenamientos con altas exigencias catabólicas o de intensa destrucción muscular, (como cuando existe un fuerte componente excéntrico)
  2. En los primeros momentos de la temporada deportiva, en donde nuestro sistema osteomusculoarticular aún no está acostumbrado a las cargas de trabajo
  3. En temporada intercompetitiva, dado que empieza a sumarse la fatiga de la larga temporada de competición 

Efectos secundarios

Como aminoácido que se presenta en los alimentos de manera natural, la glutamina se considera un complemento seguro a las dosis recomendadas. Sin embargo, aquellas personas sensibles al glutamato monosódico deben usar la glutamina con precaución, ya que el cuerpo metaboliza la glutamina para convertirla en glutamato.

De cualquier forma, parece que los efectos secundarios a corto plazo son mínimos a las dosis recomendadas. En cuanto a los efectos secundarios de su uso a largo plazo es muy escaso su conocimiento, de manera que como siempre: la suplementación ha de estar indicada por un experto que será en todo momento el que indique pautas, dosis y momentos de utilización.

¡Buen entreno!

Fuente: Raquel Blasco

De venta en puntos de venta autorizados: ver aquí 

No hay comentarios:

Publicar un comentario